Aloha Movimiento

Centro de yoga situado en Arucas, en el norte de Gran Canaria (Islas Canarias, España).

Últimas noticias

Aloha Movimiento > aloha  > Felicidad ¿objetivo o estado?

Felicidad ¿objetivo o estado?

A menudo escuchamos a nuestro alrededor personas hablar de la felicidad como un objetivo a alcanzar en la vida. Algo futuro que ocurrirá cuando lleguemos a tal meta o tengamos cual cosa. En general vienen acompañados de frases como: “cuando tenga un trabajo estable…”, “cuando conozca a la persona adecuada…”, “cuando tenga la casa de mis sueños…”, “cuando tenga hijos..”, “cuando tenga… “, “cuando llegue…”, “cuando sea…”, etc. entonces “…seré feliz».
¿Por qué poner la felicidad en el futuro? En general, esto no sirve de mucho, salvo para frustrarse continuamente. Por un lado por las cosas que programamos para el futuro y que, por unas circunstancias u otras, no llegan. Y por otro lado, porque a menudo vemos que todo aquello que ambicionamos tener, cuándo llega tampoco era para tanto. Y la “felicidad” que nos da es temporal, momentánea, fugaz. A veces, incluso, ni siquiera nos da satisfacción.
Cuando tenga, llegue o sea... ¿seré feliz?
Por tanto, ¿por qué no poner la felicidad en el presente? Aunque no tengamos todo eso que creemos que necesitamos para ser feliz, ¿por qué no preocuparnos por la felicidad del momento, del aquí y el ahora? Pues el futuro es incierto, no podemos predecirlo. Y en la mayoría de los casos nuestras previsiones mentales no coinciden con la realidad que nos llega. Hacer de la felicidad un estado de ánimo que nos acompaña en nuestro día a día. Teniendo como objetivo ser feliz hoy, con lo que tengo. Sea bueno, malo, regular, mejorable… Lo importante es el estado de ánimo que decides tener, en el momento presente, y el desapego emocional hacia el objetivo final.
Esto no significa que no debamos programarnos metas y propósitos en la vida. La planificación es muy útil para encarrilar nuestro camino hacia dónde queremos llegar. Sin embargo, debemos hacernos conscientes de que por ese camino existen salidas hacia otras rutas. O se nos ponen delante ciertos obstáculos que o bien nos impiden llegar al objetivo fijado; o bien nos hacen tomar otros caminos; o simplemente nos hacen llegar más tarde. En cualquiera de los casos nosotros debemos ser flexibles frente a nuestras metas (a corto, medio o largo plazo). No importa si estas son o no realistas. No hay nada de malo en soñar, quizás también llegue “lo imposible”. Lo verdaderamente importante es no aferrarse al fin último, al futuro. Y mucho menos volcar nuestra felicidad en algo que está por venir y que no sabemos siquiera si llegará.
La Abundancia es Ilimitada. ¡Sueña a lo grande!
Por otro lado, esto no significa que debamos estar de subidón continuo. Pues ser feliz no significa estar incesantemente con la sonrisa en la cara y de buen humor todo el tiempo. En la vida, por desgracia o por suerte, nos ocurren cosas desagradables, irritantes y tristes. En estos momentos debemos dejarnos sentir. La pena, la tristeza o la ira son emociones tan importantes como la alegría y debemos sentirlas sin reprimirlas. (¡Ojo! Sin regocijarte ni entretenerte en esas emociones; sin hacer daño a nadie, ni responsabilizar al resto del mundo por nuestras emociones, ni cargar contra ellas. Que cierta persona o situación me irrite o me entristezca es mi problema, soy yo quien está irritado o apenado). Entendiendo que todo es temporal y que “no hay mal que 100 años dure” (ni cuerpo que lo aguante). La vida es movimiento y como dijo Charles Darwin “…el que sobrevive es aquel que es más adaptable al cambio”. De esta forma quien sepa ser más flexible y amoldable a los cambios que se le presentan en la vida, día a día, más positivo y feliz se sentirá.
Así que mejor decidamos ser felices hoy, en este instante, sin importar lo que pasó ayer ni lo que pasará mañana. Pues lo que pasó ya es pasado, y no puede cambiarse, y lo que está por llegar es desconocido.
Crea el hábito y verás como poco a poco la tristeza o la ansiedad cada vez que lleguen a tu vida las sentirás de manera más orgánica y natural.
Respira, relájate, llénate de paz, amor y sé feliz.  ¡Aloha!.

 

Este texto lo escribí en Septiembre de 2015. Hoy me acordé de él y quise publicarlo. 
Gracias por leerlo.
Escrito por Dara.

Dara Morales

Comments:

  • Saro

    junio 22, 2019 at 17:20

    Puede que no sea siempre el estado….pero debe ser siempre el objetivo. Precioso lo que has escrito.

Leave a reply

trece − 10 =